VI encuentro de formación, sensibilización y animación misionera – Sevilla, 1 al 3 de febrero


El fin de semana del 1 al 3 de febrero, tuvo lugar el VI encuentro de formación, sensibilización y animación misionera, organizado por el Equipo Misionero Vicenciano de Evangelización (EMVE), en el cual, participaron bastantes miembros de la Familia Vicenciana, sacerdotes diocesanos, miembros de parroquias que han vivido tiempos de misión… Con vosotros queremos compartir la experiencia que pudimos vivir esos días, siendo miembros de la Parroquia Nuestra Señora de Monteolivete, Valencia, la cual ha vivido la fase de misión y, que vivirá en un futuro la fase de post-misión.

Este encuentro se desarrolló en la Casa Provincial de España-Sur de las Hijas de la Caridad, a las que les damos las gracias, por la acogida, hospitalidad, y el hacernos sentir como en casa. Gracias a Sor Pilar Rendón, Visitadora de las HHC, por su saludo y el animarnos a seguir dando la vida en llevar Vida a otros.

Disfrutamos gratamente, del viaje de 7 horas, que nos ayuda a conocernos mejor, crea lazos y anima a seguir compartiendo el camino, a compartir experiencias misioneras y conocer más a fondo la temática de la misión.

A la mañana siguiente comenzamos la jornada a las 9:00 am con una oración para iniciar el día de la mejor forma posible, desconectándonos del ruido para poder profundizar mejor lo que vendría después.

El P. Fabriciano Prado, CM, propuso una temática clara: la misión popular como una necesidad de respuesta; de ser Iglesia en salida. Comentó la urgencia de la pregunta: ¿de dónde tenemos que salir? Como hemos de abandonar la esclavitud de “nuestros” egiptos y, antes siempre se ha de descubrir cuál es el “faraón” que nos oprime. Además, definió misión: hacer que el Evangelio vuelva a sonar a BUENA NOTICIA, lo importante es contar con testigos en cuyas vidas se pueda leer la fuerza del Evangelio. Es necesario que el creyente llegue a una vida adulta.

También recordó que hemos de dejarnos evangelizar, para ser evangelizadores, para evangelizar con nuestra vida. Y esa acción, significa ayudar a las personas a sentirse amadas por Dios y, ayudarles a que transparenten eso.

El P. Benjamín Soto, sacerdote diocesano de Ciudad Real, párroco de Santa Catalina, en La Solana, lanzó una provocación con su reflexión “y después de la misión ¿qué?

Con experiencia y sabiduría explicó de una manera concisa y, sobre todo nos invitó a dejarnos hacer en las manos de Dios, a servir en la dificultad y a salir de nuestras comodidades hacia una iglesia abierta.

Después de la misión, más misión. Entre misión y misión hemos de renacer como discípulos misioneros en un aprendizaje dinámico. Partiendo de una convicción clara: la Iglesia tiene que evangelizar en todo lo que hace y, siempre. Pero, ¿a dónde tiene que conducir la renovación misionera? A constituirse en un estado permanente de misión, a cambios en las estructuras eclesiales y, a un nuevo estilo de discípulos misioneros.

Además, nos dejó dos convicciones claras, la primera, que la misión no es nuestra ni es temporal, sino que es una corriente del Espíritu, es acción del Espíritu, que nosotros secundamos y, segunda, que hay que soñar una parroquia a largo plazo.

Dos frases para concluir:

“Todo aquel que lleva a Jesús en su corazón, EVANGELIZA”.

“Guárdate tus miedos, comparte tu valentía con los otros”.

Como jóvenes de la Parroquia Nuestra Señora de Monteolivete, damos la gracias al EMVE por la organización de estas jornadas, y a las Hijas de la Caridad por acogerlas, también a la comunidad de misioneros paúles de Valencia, por apoyarnos y animarnos en nuestra formación misionera.

Inma Jiménez y Ramón Cremades