Reflexiones


1º DOMINGO DE ADVIENTO

Queridos hermanos de la comunidad parroquial de

Nuestra Señora de Monteolivete:

Cómo pasa el tiempo… cómo van pasando los días, las semanas… y cómo a veces vamos tan rápido, que no nos damos ni cuenta. Algunos están en MODO NAVIDAD: luces, comidas o cenas de empresa, funciones de Navidad, villancicos, lotería, nochebuena, nochevieja… PERO, se nos olvida, desenvolver un regalo que nos hace la Iglesia: EL MODO ADVIENTO y que, lo tenemos simbolizado delante del altar en nuestro templo. En realidad, son 4 regalos. Nos regala, 4 domingos, un poco de tiempo, para parar, darnos cuenta de que vivimos, y de para qué vivimos. Nos regala una ocasión, para decidir si queremos que sea un adviento más, o queremos que sea adviento: tiempo de despertar, preparar, cuidar y poner nuestra pequeñez en las manos de Dios, para así, abrir nuestro corazón al amor de Dios.

Estad siempre despiertos… que hoy, que hemos encendido la primera vela de adviento, no dejemos que se apague, sino que mantengamos esa llama… que vayamos encendiendo las velas, que caminemos a la luz de la Palabra y, siempre atentos de encender la vida de los demás; nunca de apagarla.

¡Ven Señor Jesús!

Ricardo Rozas

Diácono en Nuestra Señora de Monteolivete